Los Caminos Reales. Caminos Y Viajeros En La Antig√ľedad Jos√© Puentes - Ropa de Monta√Īa y Senderismo
Ropa de Monta√Īa Online.[email protected]

Publicado el
Texto de la charla en las I XORNADAS DE HISTORIA LOCAL del Concello de Ourol
Lo primero ser√≠a explicar a que llamamos Camino Real y para eso la mejor definici√≥n es la del Diccionario de Autoridades, el primero elaborado por la Actual Academia de la Lengua, terminado en 1739: Se llama el m√°s ancho, principal, f√°cil y cursado de los pasajeros, y el mas p√ļblico: y por eso tienen obligaci√≥n las Justicias de tenerle llano, y compuesto, y en partes empedrado. Ll√°mase Real, porque es p√ļblico, gu√≠a a parajes grandes, y se camina por √©l con m√°s conveniencia. Tambi√©n cuenta que antiguamente se le llam√≥ Camino Caudal, que Caminos Carreteros son aquellos m√°s anchos, largos y seguros, por donde circulaban carros, coches y calesas, y que Camino de Herradura es el que llevaba m√°s brevemente a los lugares y s√≥lo period practicable para caballer√≠as.
La versi√≥n gallega de los caminos carreteros, m√°s bien escasos y estrechos en Galicia, ser√≠an las Carreiras‚ÄĚ y Corredoiras‚ÄĚ. Aqu√≠ casi todo el transporte antiguo de bienes y personas, que no se hac√≠a por mar, iba a lomos de caballos y de mulas, sobre los mismos viajeros que iban a pie. Los libros de caminos de Espa√Īa del siglo XVIII terminaban en el Bierzo, a las puertas de Galicia, aquellas veredas por las cuales pod√≠an circular carruajes.
No obstante, las calzadas más antiguas tuvieron en muchos tramos el ancho de dos carros, aunque se fuera perdiendo con los siglos…
Ourol no ha sido una excepci√≥n y hasta 1860, cuando casi estaba terminada la carretera Cabreiros-Viveiro a su paso por el municipio la mayor parte de los caminos eran de herradura, con la salvedad del camino real de Viveiro a Santiago, Lugo, Coru√Īa y Betanzos. En una Memoria de 1861 se mencionan los siguientes lugares en la nueva carretera, contando los km. desde Cabreiros: Requeixo (km. 21 i ), Viso (km. 22), As Ucheiras (km. 22,6), Candedo (km. 25,3), Abeledo (km. 26), Mosende (km. 26,5), A Casabella (km. 27), Os Colvi√Īos (km. 27,7), Alboyo (A Rega, km. 29,three), Castelo ( Mes√≥n, km. 30,5), Borreiros (km. 33) y Agro (km. 34,1). En un Itinerario Militar del 1866 ii salen ya otras poblaciones: Vilares, Cargadoiro, Pousada, Cerdido, Barces, Cabalar. Tambi√©n menciona el itinerario de Merille a Baamonde, por Xerdiz, Viveir√≥ y A Balsa. En el mapa de Font√°n de la primera mitad del siglo XIX, en el cual no figura todav√≠a la carretera, el Camino Real ten√≠a una variante que desde Merille pasaba por Grandal, Xerdiz, Campo da Cruz y de all√≠ a Feira do Viveir√≥ y A Balsa, que es sin duda la que menciona el Itinerario Militar.
Antes de esa primera carretera, para los viajes de largo recorrido no quedaba m√°s remedio que usar los Caminos Reales, aunque se utilizasen atajos en aquellas √©pocas del a√Īo que el clima lo permit√≠a. Pero, ¬Ņcu√°l es el origen de esos caminos principales? Hay una vieja leyenda de Muras, con versiones en otras partes, que nos habla de tres fuentes, hijas del dios del Mar, a quienes su padre prometi√≥ un premio a la primera de ellas que llegase junto a √©l. Las fuentes eran las del Eume, del Sor y del Landro, y se pusieron de acuerdo de echarse a dormir y luego salir juntas al amanecer a buscar a su padre en diferentes direcciones. Pero la primera que despert√≥ fue la del Landro y sali√≥ sin avisar a sus hermanas. Primero despacio y sin hacer ruido atravesando el valle de Viveir√≥, pero
cuando pens√≥ que no podr√≠a ser escuchada aceler√≥ el paso rompiendo los montes por Sil√°n, Xerdiz, Mi√Īotos y Merille hasta que llego a Chav√≠n. Convencida de que ganaba se ech√≥ a descansar, pero lo que no sab√≠a period que cuando a√ļn iba por el Viveir√≥, su hermana la fuente del Sor se hab√≠a despertado. Y muy enfadada, pero sin avisar a la que segu√≠a durmiendo, sali√≥ con furia hacia el Norte rompi√≥ montes y cre√≥ el cauce encajado que conocemos hoy, hasta que lleg√≥ a Ribeiras do Sor y, sinti√©ndose ganadora, tambi√©n se ech√≥ a descansar. Pero poco despu√©s de salir ella hab√≠a despertado la fuente del Eume, que al verse traicionada por sus dos hermanas, march√≥ hacia el Oeste con una c√≥lera gigantesca atravesando A Balsa en un santiam√©n, rompiendo la falda de la monta√Īa de Go√≠a y sin pararse a descansar atraves√≥ Muras y As Pontes y se tir√≥ monta√Īas abajo hasta que consigui√≥ llegar al Mar la primera. Y termina la leyenda con la concesi√≥n del dios del Mar de un tributo anual de una vida humana a √©sta hija, por eso se dec√≠a que todos los a√Īos mor√≠a ahogada una persona en el Eume.
Este cuento podr√≠a ser de √©poca rom√°ntica si no fuese por el tributo de sangre que se le concede a la ganadora. Me atrever√≠a a decir que puede provenir de muchos siglos atr√°s y, en todo caso es interesante por varias razones. Lo primero que nos muestra es a un autor poeta, un comerciante, un soldado, acaso un bardo errante. La segunda es que sab√≠a geograf√≠a, pues describe bastante bien como son los cursos de los tres r√≠os. ¬ŅY c√≥mo podr√≠a saber geograf√≠a en la antig√ľedad, sin libros ni mapas? Pues viajando por la parte alta de las sierras desde donde se ve√≠a, y a√ļn se ve hoy cuando no tapan los √°rboles, todo el relieve y el trazado de los r√≠os.
Pensamos que los antiguos de hay 10.000 a√Īos para ac√° no pensaban mucho, pero nos equivocamos. Sus cerebros eran como los nuestros y, aunque su t√©cnica fuese muy primitiva, sab√≠an observar y resolver los problemas con los que se encontraban. Las primeras tribus del Neol√≠tico, n√≥madas seguramente, que construyeron las m√°moas‚ÄĚ modias‚ÄĚ, t√ļmulos para enterrar a sus muertos, seguramente siguieron por las cumbres los senderos que hab√≠an abierto antes las manadas de caballos y las de lobos. Seguro que buscaron la forma de mejorar los trazados para hacerlos m√°s pr√°cticos para sus desplazamientos, con vados rudimentarios en los riachuelos y evitando descender a zonas bajas donde estaban las fragas y los r√≠os m√°s caudalosos. Pues la ventaja de viajar por las partes altas de las sierras era no s√≥lo por los pastos, sino estrat√©gica: ver√≠an mejor
la llegada de enemigos de manadas de lobos que atacasen a su ganado.
Posiblemente, aunque no es f√°cil saberlo, de n√≥madas pasaron a ser trashumantes, bajando a las zonas llanas en invierno y volviendo a las monta√Īas con la primavera, por los caminos y ca√Īadas que hab√≠an utilizado, construido mejorado. Si eran capaces de construir t√ļmulos con grandes y pesadas losas de piedra, tambi√©n lo ser√≠an de hacer peque√Īos puentes en las nacientes de aquellos riachuelos que estorbasen en su camino, de crear con piedras peque√Īas represas que sirvieran de vados para cruzarlos. Tanto en el Neol√≠tico como en la llamada Edad del Bronce (particularmente importante en Galicia durante la cultura del Bronce Atl√°ntico) esas veredas se usaron y acaso se mejoraron dentro de las capacidades locales de la √©poca.
En la √©poca posterior, con la llegada de los constructores de los castros, seguramente los viejos caminos siguieron ropa de monta√Īa utiliz√°ndose, aunque se hicieran peque√Īas veredas, ramales de castro a castro, hasta que lleg√≥ Roma.
La conquista romana fue m√°s lenta, sobre todo en el norte, de lo que contaban con la llegada de Cesar a Brigantia‚Ķ Las guerras llamadas c√°ntabras afectaron al norte de Galicia y por esa raz√≥n ahora se pueden encontrar en zonas monta√Īosas las huellas de los Castra Aestiva, los campamentos de verano de las legiones en guerra, pues √©sta se hac√≠a principalmente en √©poca estival. Al menos dos de ellos se encuentran cerca del Xistral y del Cadram√≥n , y otros dos posibles podr√≠an haber estado en Corralvello y en A Veiga das Moles, aunque no es f√°cil de saber sin un estudio arqueol√≥gico.
El relieve del Norte de Galicia est√° formado por un conjunto de sierras de Sur a Norte, alternas con las cuencas de los r√≠os, y atravesadas en su parte Sur por un conjunto de peque√Īas sierras que separan las cuencas del Eume y del Mi√Īo, de las del Sor y del Landro. Por unas y por otras se encuentran los caminos m√°s antiguos entrelazados, tanto
que te√≥ricamente una persona puede cabalgar desde Mondo√Īedo a Deveso, en As Pontes, sin tener que cruzar ning√ļn puente ni r√≠o principal si siguiese esos caminos. Pues esas rutas fue las que utiliz√≥ Roma para penetrar y dominar estos territorios y, varias de
ellas se convirtieron mejoradas en los primitivos Caminos Reales. Tambi√©n durante la √©poca romana tard√≠a hubo lugares donde se establecieron peque√Īas guarniciones de tropas auxiliares cuya misi√≥n period vigilar, controlar y proteger un tramo de v√≠a: los Burgos. En la zona norte tenemos Burgo en Muras, Burgo en Ortigueira, Burgo en Chav√≠n, Burgo y Burgueiros en Vilacampa y Burgo en Oir√°n, todos en las rutas de caminos antiguos.
En el caso de Ourol, por lo alto de las sierras, tenemos de Este a Oeste, el camino que venía por el Campo da Cruz, subía hasta la parte alta de la sierra de Vilachá por Chao do Garamallo y después descendía hasta Xerdiz, por Rego das Varas, Vilacimas, Anxeriz y Porto do Mendo.
Después, el que desde Viso y desde Penabade iba por Milleiro y bajaba al Chao da Roca, Grandal y Gromedoiro.
El que desde Sebrán subía bordeando la cumbre de Couteiro por el Oeste y luego bajaba por cerca de Leborada hasta el Pousadoiro.
El que desde Sebrán, pasando por el Sisto y subiendo por Montalén hasta a Veiga das Moles, bajaba hasta Os Callós a unirse a otro que venía de Ambosores hasta Cabanas y Riobarba.
Las legiones romanas, en los momentos de paz, eran utilizadas en la construcci√≥n de calzadas, puentes, acueductos, and many others. Una de esas √©pocas en Galicia fue a finales del siglo II y comienzos del siglo III, y posiblemente se mejoraron las comunicaciones en la parte Norte y, acaso se construyese ya alguna calzada a altitud inferior a la de las antiguas, al estar ya poblados algunos valles y ser los propietarios de las Villae‚ÄĚ ciudadanos romanos, incluso antiguos legionarios a los que se las hab√≠an concedido tierras.
Todo el mundo se imagina las v√≠as romanas con un empedrado perfecto como la de la V√≠a Apia entrando en Roma, pero los ingenieros romanos eran eminentemente pr√°cticos, de ah√≠ que el empedrado se usase nada m√°s que cuando era necesario, siendo la construcci√≥n te tipo m√°s sencillo en terrenos firmes. En zonas pantanosas sol√≠an clavar troncos en vertical en el fango y sobre ellos tend√≠an vigas y un entarimado de madera sobre el cual constru√≠an la calzada como si fuera sobre suelo firme, quedando el armaz√≥n de madera sumergido en el fango. A√ļn existen calzadas construidas as√≠ en los Pa√≠ses Bajos.
Adem√°s, hay que tener en cuenta que el presupuesto para las calzadas secundarias ser√≠a mucho menor que para las principales, pero eso no impide que en tramos peque√Īos, concretos y necesarios, se empleasen tambi√©n aqu√≠ los m√©todos de m√°s gasto. Empedrar un vado de un r√≠o, en diagonal a la corriente para minimizar su empuje, parece que podr√≠an haberlo hecho en Ambosores al lado del puente de Rodas. Construir peque√Īos puentes de madera sobre pilastras de piedra seguro que tambi√©n, al menos en aquellos lugares en que el camino principal ten√≠a forzosamente que cruzar un r√≠o.
Un hecho que se suele olvidar es que siempre que el relieve lo permitiese, el camino seguía una línea recta imaginaria entre el punto de origen y el de destino. Si había que desviarse, luego se retomaba esa dirección recta aunque tuviesen que subir y bajar cuestas para mantenerla. También se suelen olvidar las antiguas fuentes que existían a lo largo de los caminos muy cerca de ellos y que son importantes a la hora de elegir entre dos trazados si tenemos dudas de cual period el principal.
En √©poca Romana y ya en los comienzos de la Edad Media, las primeras poblaciones repoblaciones se encuentran cerca de estos caminos reales primitivos. Top√≥nimos como Buriz, Loib√°n, Sind√≠n, Requi√°n, Rexulfe, Anxeriz, Xerdiz, Ourol, Merille, etc. proceden de los nombres de posesores‚ÄĚ de las tierras; seguramente donde ten√≠an su residencia. Otros como Besteburiz Besterrexulfe hacen menci√≥n a explotaciones ganaderas de la Alta Edad Media, los Bustos (cuyos propietarios ser√≠an en este caso Buriz y Rexulfe), que se compon√≠an al menos de un toro y de un cierto n√ļmero de vacas, y los lugares eran ricos en pastos de regad√≠o.
Las población fue ocupando las tierras cada vez más abajo hasta el fondo de los valles y con el tiempo algunos caminos reales se desplazaron también a zonas de menor altitud y se construyeron puentes cuando era necesario por el caudal de los ríos y la importancia del camino. Así pasa con parte del Camino Real que atraviesa el Concello de Ourol de Norte a Sur, quedando marginados aquellos tramos más difíciles de las antiguas vías.
Por otra parte, en zonas donde hab√≠a que cruzar un r√≠o y el camino ten√≠a que descender por mucha pendiente, desde el tiempo de los romanos se recurr√≠a a los codos‚ÄĚ, al trazado en zigzag para evitar que despe√Īasen los carros los animales cargados. Este tipo de trazado se ve a√ļn hoy en varios lugares como el descenso del camino que ven√≠a de la Xestosa y que baja desde Sanxillao hasta unirse al que pasaba por el puente de la Cascuda y por Fraga.
En otras ocasiones una monta√Īa solitaria pod√≠a convertirse en un obst√°culo para el camino que bajaba por una sierra y que descend√≠a hasta un valle. Eso ocurr√≠a con la monta√Īa del Castelo. El camino que ven√≠a por la sierra de Sabucedo hasta Pousadoiro se encuentra enfrente con una pendiente practicable que ascend√≠a la monta√Īa, pero el descenso al valle de Galdo y Landrove se volv√≠a peligroso por la ladera del Norte. La soluci√≥n fue dividir la v√≠a en dos ramales: por el Oeste se bajaba hasta el valle de Bravos y Galdo, y por el Este hacia Landrove por Vilares. √Čste √ļltimo se convertir√≠a en la ruta principal a Viveiro durante siglos.
Viajar en la antig√ľedad period una peligrosa aventura. Desde los tiempos paganos se buscaron intercesores protectores de los caminantes. El dios Hermes Mercurio, proteg√≠a a los viajeros, a comerciantes y a los salteadores de caminos, pero quienes m√°s importancia parecen haber tenido en Galicia eran las peque√Īas divinidades de los Lares
Viales. Por eso a veces se encuentran aras, peque√Īos altares donde se les daban ofrendas, alguna aqu√≠ en Ourol(). Con la primera cristianizaci√≥n, en esta zona llevada a cabo seguramente por peque√Īas comunidades mon√°sticas de eremitas, aparecen el culto a los santos intercesores que, en el caso de los viajeros, fueron desde antiguo S¬™ Mar√≠a, San Xuli√°n, Xill√°n Xiao, San Miguel y San Marti√Īo. Las hospeder√≠as y hospitales monacales ya exist√≠an antes de la invasi√≥n musulmana, con √≥rdenes religiosas como la de San Fructuoso. Muchos lugares conservan el nombre del santo aunque ya no se encuentre rastro de la ermita s√≥lo haya ruinas, como San Miguel de Milleiro San Xill√°o (en Muras y Ambosores). La frecuencia con la que tambi√©n mor√≠an las personas que viajaban, por ataques de animales, de bandidos por accidentes y enfermedades, fue poblando de cruces los trayectos de los caminos. Unas veces de madera y otras de piedra, la costumbre sobrevivi√≥ en muchos casos a las mismas cruces y por eso son buenos indicadores de antiguos caminos transitados, como las ermitas sus nombres. Sin embargo, en algunos lugares se conserva el nombre de cruz de‚ÄĚ, como en A Cruz das Leiras, pero no siempre existi√≥ all√≠ una de piedra de madera, porque Cruz en gallego tambi√©n significa encrucijada, cruce de caminos.
Tambi√©n podemos recurrir a quienes transitaron en el pasado por los viejos caminos y dejaron por escrito su viaje y sus impresiones. En el caso de Ourol s√≥lo conozco la relaci√≥n que hizo Guillermo Schulz cuando se dirigi√≥ a caballo desde Viveiro a As Pontes en mayo de 1833. Despu√©s de subir de Landrove por el llamado Cami√Īo da Feira, al Oeste da Croa da Forca, llega a la Arredoada y nos cuenta:
el camino va siempre por el pie oriental de la tierra √°spera del Castelo por toda la parroquia de Merille, otra de Santa Baia, otra de Orol, cuyo pa√≠s es quebrado, pero cultivado y frondoso; luego se va un barranco estrecho arriba pasando por unas casas que llaman Sabucedo, que aqu√≠ llaman tambi√©n la Sierra (continuaci√≥n del Castelo), la Sierra de Sabucedo, se pasa al otro lado del barranco yse sube por √©l hasta su origen, donde hay una portela que corta la sierra y por ella cruza un camino de las Gra√Īas del Sor hacia Mondo√Īedo, inmediato a unas casas que llaman Sebr√°n pertenecientes a Orol. Se contin√ļa subiendo por la falda occidental de otra sierra que llaman la Ga√Īidoira‚Ķ‚ÄĚ
Cuando dice Merille y luego otra de Santa Baia, se refiere sin duda a Vilares, donde comienza la parroquia y despu√©s a Merille, que siempre se llam√≥ desde antiguo Santa Baia. Pero lo m√°s importante es que menciona el camino de Gra√Īas del Sor a Mondo√Īedo, un camino transversal a todos los otros y que, por esa circunstancia, es quebrado al tener que bajar y luego subir varias veces atravesando los valles.
Losdiccionarios geogr√°ficos del siglo XIX, de Sebasti√°n de Mi√Īano en1827 y de Pascual Madoz en 1840, tambi√©n nos ofrecen datos sobre las antiguas veredas. As√≠ Mi√Īano dice que en Ourol hay una camino de ruedas que va a Muras, muy transitado por los que van de Vivero a Coru√Īa y Santiago. Madoz, por su parte, al escribir sobre Merille dice que le cruza por el centro el camino que desde Muras se dirige a Magazos por el puente de Landrove. Y de Ourol, los caminos que cruzan este distrito es el antiguamente conocido como Franc√©s.
Otrosdatos los podemos obtener hoy en d√≠a a trav√©s de Web como con el Visor B√°sico de Informaci√≥n Geogr√°fica de Galicia, donde se pueden comparar mapas y fotograf√≠as a√©reas desde 1956 iii el Comparador de Mapas del IGN iv , donde encontramos las Planimetr√≠as de los a√Īos forty, muy interesante por estar bien situados los nombres de los lugares, e incluso por figurar algunos caminos y aldeas que ya han desaparecido de los mapas posteriores. Adem√°s de las Planimetr√≠as figuran tambi√©n las Minutas con las cuales se elaboraron el Mapa Topogr√°fico Nacional en torno a 1950.
Hay que saber también que carreteras locales ya existían e 1940, para no confundirlas con los caminos en las fotografías aéreas antiguas y, para eso, nos puede valer la información la enciclopedia de Geografía de Galicia de Carreras y Candi, que nos cuenta que para esta zona estaban hechas en construcción en 1922 las siguientes carreteras: Da Ponte Torta a Cruz das Leiras. De Ourol a Feira do Carme. De Cova de Bravos al Sisto. Y del Mesón a la iglesia de Ourol.
Para finalizar, aunque la mayor√≠a de las personas que usaban habitualmente los Caminos Reales y los locales, ya han fallecido, es importante visitar los lugares y preguntar. Y tambi√©n, si es posible, recorrer aquellos tramos del camino que a√ļn est√°n
transitables en nuestros días.
Y como resumen de todo est√° este borrador de un mapa donde figuran las viejas veredas por Ourol.
José M.ª Puentes Ramos. Ourol, 9 de agosto de 2018.
NOTAS
() Casas Vellas, Mi√Īotos. A los Lares Viales: Javier G√≥mez Vila. V√≠as romanas de la actual provincia de Lugo. Tesis doctoral.
ii ) En la Crimson:
Navegador de artículos
sancheski dice:
Gracias por la información sobre Caminos Reales. Me habían dicho que por Bravos pasaba un Camino Actual pegado a mi casa y al ver el mapa que has puesto veo que es verdad.
Por otra parte quer√≠a comentar mi experiencia de rutas por Xistral. El a√Īo pasado hice un recorrido en bici desde San Cosme da Monta√Īa (alto da Xesta) hasta Gra√Īas do Sor, pasando por Viveir√≥, Sixto, y es incre√≠ble la poca dificultad que tiene comparado con hacer ese mismo itinerario de salida-llegada yendo m√°s cerca de la costa. Habr√≠a que ir pegado casi a la costa para que fuese viable para una persona a pie a caballo. Tambi√©n he caminado desde Cadram√≥n hasta Viveiro pasando por Coto da Lagoa (por las cimas desde una monta√Īa a otra) y se nota el trazado de los antiguos caminos, hoy en d√≠a olvidados, que se mantienen visibles gracias a que es una zona de pastizales. Siguiendo ese trayecto hacia Viveir√≥, se baja hacia A Pena do Seixo y un poco antes de pasar por A Ponte dos Coruxos, hay un regato que alimenta al r√≠o Coruxos que conserva parte del empedrado sobre el lecho.
He leído muchas otras de tus publicaciones porque siempre que busco algo sobre la historia de Ourol acabo por aquí.
Introduce aqu√≠ tu comentario…
Introduce tus datos haz clic en un icono para iniciar sesión:
Correo electr√≥nico (necesario) (La direcci√≥n no se har√° p√ļblica)
Nombre (necesario)
Recibir nuevas entradas por electronic mail.
Entradas recientes
A %d blogueros les gusta esto:

Tienda Online de Ropa de Montaña y Senderismo - Mountain

Poder llegar a nuestras metas no siempre es fácil pero si disponemos del material adecuado te será más sencillo conseguirlo. Tanto si necesitas ropa para alta montaña, para escalar montañas, o para el montañismo más exigente o el más ligero,‚Ķ en nuestra tienda de ropa de montaña podrás disfrutar de los mejores modelos y marcas.

Chaquetas de montaña

Entre nuestra ropa de montaña que podrás encontrar en Mountain Zilendo, uno de los aspectos más esenciales a la hora de equiparnos es elegir una buena chaqueta. Impermeables, transpirables, de plumas, cortavientos,‚Ķ disfruta del outdoor técnico al mejor precio.

Chaquetas impermeables

Afrontar los elementos metereológicos es primordial en la montaña y si quieres superarlos no debes pasar por alto nuestra colección de chaquetas impermeables. Son unas prendas son un elemento esenciales en la equipación de montaña ya que gracias a la variedad de tejidos que incorporan nos mantendrán protegidos de las inclemenciasEn nuestras chaquetas impermeables podrás encontrar desde ejemplares ligeros y sencillo diseñados para las actividades más sencillas, hasta chaquetas con un especial refuerzo sobre la resistencia o durabilidad y pensadas para las condiciones más adversas en la montaña‚Ķ cientos de productos en cuanto a ropa impermeable de montaña.

¬ŅChaquetas insuladas o chaquetas de pluma?

Para salvaguardarnos del frío en la montaña hay pocas prendas más indicadas que las chaquetas de plumas. Gracias a la capacidad térmica de la pluma, estas prendas son el mejor aliado que puedes encontrar entre las piezas de ropa para ir a la montaña.Este tipo de chaquetas es que requiere de un mantenimiento, ya que se trata de prendas de montañismo de unas especiales características. Estas prendas no se deben mojar ni permanecer mucho tiempo compactadas y su lavado se debe realizar o bien en tintorería o bien en casa, siempre con alg√ļn elemento para que la prenda conserve su aspecto acolchado durante el lavado.

Chaquetas insuladas

Un característica de las chaquetas insuladas de montaña es que incorporan un aislamiento térmico de fibra sintética. Estas chaquetas son perfectas para actividades en las cuales las condiciones climatológicas sean de frío intenso, de modo que son prendas muy funcionales para aquellos apasionados del alpinismo, la escalada alpina o el esquí de montaña, entre otras actividades outdoor.

Chaquetas de montaña softshell y cortavientos

Las chaquetas con softshell o cortavientos. Las chaquetas con softshell disponene una construcción tricapa que ofrece unas óptimas características en transpirabilidad, elasticidad y resistencia, al tiempo que nos proporciona una ligera resistencia al agua. Son unas prendas perfectas para la montaña en aquellas actividades en las que las condiciones de frío no sean excesivas.Si, por otro lado, lo que necesitas son prendas de montaña para actividades altamente aeróbicas como el trail running, necesitarás revisar nuestros cortavientos de montaña. Los que nos brindan una protección frente el viento sin renunciar a la transpiración. Prendas compactables y ligeras.

Pantalones de montaña

Los pantalones de montaña son muy importantes a la hora de equiparnos. Podrás elegir entre los cientos de nuestros modelos de la tienda de montaña.

Diferencias entre pantalones de fibra y pluma

Es recomendable saber cuáles son las prendas de montaña que se adaptana a nuestras necesidades. En los pantalones, es de importante reconocer las diferencias entre los modelos de pluma y los de fibras sintéticas.Los pantalones de plumas se adecuan a condiciones de frío extremo. Son especialmente cálidos debido a su relleno de pluma caliente y comprimible, es una indumentaria de montaña especialmente pensada para su uso en la ruta. Los pantalones de montaña de fibra tienen un uso más extendido que abarca actividades como el alpinismo, el esquí de montaña o el trekking de altura; y nos garantizarán una gran calidez y resistencia.

Ropa térmica de montaña o primeras capas

En la ropa térmica de montaña, o también denominadas ‚Äėprimeras capas‚Äô por su sistema tricapa, son la mejor opción a la hora practicar deportes outdoor. Su principal función es mantenernos secos, evitando el sudor de la piel y que nuestro cuerpo se enfríe.

Ropa térmica de montaña: ¬ŅTejidos naturales o sintéticos?

En la composición de la ropa térmica de montaña podemos encontrar desde tejidos sintéticos a naturales. La ventaja de las fibras sintéticas es que no retienen humedad y mantienen unas buenas propiedades térmicas incluso mojadas. Por otro lado, los tejidos naturales no retienen tanto olor corporal como las fibras sintéticas, perfectas para actividades de varios días.

Accesorios de montaña

En nuestra tienda de montaña online podrás encontrar una gran variedad de accesorios perfectos para campings, expedciciones, rutas o incluso alpinismo.Nuestra tienda afiliada a Amazon cuenta con un catálogo de miles de productos de montaña, entre ellos, tienda de montaña, alimentación y bebidas para deportistas, equipamiento para trails y trekking y mucho más.Nuestra intención es que puedas disponer del mejor equipamiento para montaña a un precio inmejorable gracias a nuestra afiliación de Amazon.